Cuando Daniel llego a nuestras vidas, todo era felicidad, al poco tiempo empece a notar comportamientos distintos a otros niños.

Cuando Daniel llego a nuestras vidas, todo era felicidad. Al poco tiempo, empecé a notar comportamientos distintos a otros niños; pero, cuando llego a la guardería vi con asombro que el niño era demasiado agresivo con otros niños, se aislaba de la gente, resistía el dolor y mas.

Un día decidí consultar con un psicólogo a pesar de que mi esposo me decía que el niño no necesitaba amigos, el psicólogo me dijo que era falta de disciplina. Una mañana Daniel amanece muy enfermo y al llevarlo donde el medico nos dicen que tiene cáncer ( leucemia) y nos mandan para la capital. Desde que llegamos, el comportamiento del niño llamo la atención del personal, pero la salud del niño se vio muy comprometida, después de un tiempo lo dejaron jugar con los otros niños y allí es donde Daniel empieza a agredir a los otros niños de sala de oncología y deciden llamar a la psiquiatra para que lo vea, después de mirar al niño dice que Daniel es autista, fue un golpe muy duro ya venia de descubrir que tenia una enfermedad y ahora una condición. Hoy doy gracias a dios por darme cuenta a tiempo así el niño a cambiado y nosotros lo hacemos más feliz, la familia se opuso a que le diera un tratamiento pero yo quiero lo mejor para mi hijo y quiero que salga adelante con la ayuda de dios.

Deja un comentario

Ayudemos a Daniel