No se han encontrado widgets en la barra lateral

Cuando descubrimos que nuestros hijos/as tienen TEA podemos llegar a preocuparnos sobre el desarrollo de la salud física y mental de nuestros pequeños/as, qué complicaciones pueden presentar y cuáles son los problemas que se pueden desarrollar a causa del autismo.

Fotografía: RepaTEA. Samuelito en un día de parque.

Cabe resaltar, que cada persona es única y que no siempre los casos son iguales o tienen características parecidas, es importante que prestes atención a esos pequeños detalles de tus hijos/as que hablan por sí solos y que te pueden guiar para descubrir si hay señales de que algo más está pasando.

En términos generales, hay una serie de problemas que están sumamente asociados con el TEA, los cuales son:

  1. Trastorno obsesivo compulsivo: Es conocido como TOC, es una de las condiciones relacionadas con el autismo, especialmente en casos de autismo grave. Se caracteriza por tener pensamientos, comportamientos compulsivos y recurrentes. Alrededor de un 30% de las personas con TEA desarrollan esta condición.
  2. Trastorno por déficit de atención con hiperactividad: Es una condición neurobiológica que suele aparecer en la infancia. Sus principales características son la impulsividad, hiperactividad y déficit en la atención. Esta es una de las condiciones más asociadas con el TEA.
  3. Ansiedad: También es una de las condiciones asociadas más comunes. Es ocasionada por el mismo trastorno de desarrollo, a causa de la dificultad para interactuar con su entorno y depende del nivel cognitivo y la edad. Igualmente, se conoce el trastorno de ansiedad social que es específicamente una derivación del autismo.
  4. Dispraxia: Se presenta en atrasos en el proceso de adquisición de las habilidades motoras, como abrir recipientes, montar en bicicleta, etc. Incluso puede haber una escasa coordinación óculo manual, que afecta los conceptos, habilidades y el aprendizaje.
  5. Intolerancia a ciertos alimentos: Se han presentado varios casos en los que los niños/as presentan enterocolitis e inflamación en el tracto gastrointestinal, o algunos problemas de estreñimiento.

Estas condiciones suelen ser algunas de las más comunes, sin embargo cada caso es distinto y no debemos caer en el error de generalizar. Como padres debemos prestar atención a los comportamientos de nuestros pequeños/as para poder ayudarlos en su proceso.

No hay que dejarnos invadir por el miedo o la preocupación, nuestros hijos/as absorben todo esto y puede ser más difícil avanzar, recuerda que Dios tiene todo bajo control. No desfallezcas y ayuda a que tu hijo/a alcance su mejor versión.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *